Mala racha..

Como sabes que estas pasando por una mala racha? Muy fácil… Cuando todo lo que te rodea empieza a joderse de la noche a la mañana, cuando eres como el rey Midas, solo que en lugar de convertir lo que tocas en oro, lo conviertes en mierda… Yo llevo una mala racha de meses…

Todo empezó con un puto 8 de agosto… Cuando después de todo lo que él me había hecho (será otro capítulo), me deshice cuando me vino con un pequeño ramo de 5 rosas, caí rendida a sus pies, caí en su puta trampa. A partir de ahí me humilló, me insultó, me trató como quiso y yo no hice nada por evitarlo, por el puto miedo a quedarme sola otra vez, sola como lo había estado toda mi vida, hasta que le conocí… Si, es el maravilloso chico del que hablé en el capitulo anterior… Aunque el maravilloso chico aquel desapareció de la noche a la mañana, dejando paso a un cabrón insensible que me pisoteó y anuló psíquica y físicamente…

En noviembre del 2012 le dije que ya no podía mas, que iba a acabar conmigo… Después de dos o tres mensajes al móvil desapareció de mi vida, y hasta el momento y gracias a Dios no he vuelto a saber nada mas de el.

Fueron 3 meses de sufrimiento (sin contar los anteriores al 8 de agosto), pero ahí no acaba mi mala racha…

Días después de la ruptura, me quedé sin móvil, así que tomé prestado uno de mi padre, que acabó roto a los pocos días también, así que pedí uno a mi abuela, que tuvo el mismo final que el anterior… Después pedí uno a mi madre, que inesperadamente se estropeó también, así que pedí uno a mi hermana pequeña. Aguanté con ese móvil hasta hace 1 mes, pero su final llegó casi tan rápido como el de los otros. Actualmente tengo otro, y toco madera para que aguante al menos hasta navidades del año que viene…

Para reyes, mi padre y mi abuela regalaron a mi hermana pequeña una Tablet, y como no querían hacer diferencias, me regalaron a mi otra, que en un momento de descuido acabó en el suelo y con la pantalla rota. Me costaba mas dinero arreglar la pantalla que comprar una nueva…

El portátil donde guardaba TODOS mis archivos, fotos, trabajos de clase, música  etc… Acabó hace 2 días con la pantalla rota por motivos inexplicables de la vida…  A causa de esto no pude presentar a tiempo varios trabajos de clase, por lo que han estado a punto de echarme del curso en el que estoy matriculada…

En el amor no es que haya tenido mala suerte, es que he tenido la peor de las suertes, ya que parece ser que solo me enamoro de hijos de puta o de personas que necesitan mas ayuda que yo… Y cuando parecía que había conocido a mi chico ideal, resulta que esta tan hasta los cojones de zorras chupa vidas que pasa de implicarse emocionalmente con nadie.

La economía en casa no está para tirar cohetes, ni siquiera bengalas, así que sumamos otra cosa mas al carro de los desastres…

Como puedes ver, llamar a esto mala racha quizás es poco… Aunque yo sigo con la esperanza de que acabe algún día…

Sin embargo no todo es malo… De todo esto he aprendido que es mejor estar sola que mal acompañada, aunque a veces la soledad duela como cuchillos afilados clavados en lo mas hondo, he aprendido que cuanto menos coja el móvil y menos me acerque a cualquier aparato tecnológico moderno MEJOR, y que la frase “Afortunado en el juego, desafortunado en el amor” es solo eso, una frase, ya que se puede ser desafortunado en ambas cosas.

En fin, ya no paso por debajo de las escaleras, procuro que  no se me cruce ningún gato negro, evito tocar los espejos, no vaya a ser que se me rompa alguno… Ya no se que mas hacer, lo único que espero es que realmente esto sea solo una mala racha, y que acabe pronto…

Besos y hasta otra!

 

 

 

 

PD: Tengo que pedir perdón a un amigo mio, porque hace mucho que desaparecí del mapa para él sin darle ninguna explicación, así que Abismos literarios (http://abismosliterarios.wordpress.com/) como se que vas a leer esta entrada de mi blog, quería decirte que esto es todo lo que me ha estado pasando este tiempo, me era bastante difícil hablar… Espero que algún día puedas llegar a perdonarme, de verdad…

Huellas del pasado. 2- Sexualidad y amor.

Pues a ver por donde empiezo…

El principio de lo que voy a contar, no tiene nada que ver con el amor, es una experiencia que tuve de pequeña, que me ha condicionado toda la vida.

Con 10 años, mi familia decidió mudarse de la gran ciudad hacia un pueblo de la costa por motivos de trabajo. A los 2 años de vivir aquí, mis padres se separaron, y tanto mi hermana pequeña como yo nos tuvimos que quedar con mi madre. Ella empezó a trabajar en varios sitios para sacarnos adelante, ya que eramos 2 bocas que alimentar a parte de ella, 2 colegios que tenia que pagar… A causa de su pluriempleo, muchas veces nos teníamos que quedar en el comedor de la escuela, porque a ella no le daría tiempo de venir a buscarnos, darnos de comer, llevarnos e irse de nuevo a trabajar. Así que estuvimos varios meses del curso quedándonos en el comedor, hasta que llegaron las ultimas semanas del curso, en las que mi colegio cerraba por las tardes y solo había clase por las mañanas, lo cual hacia que tampoco hubiese servicio de comedor al medio día.

Ante este contratiempo, mi madre tuvo que recurrir a unos amigos de mi familia desde hacia mucho tiempo que estaban viviendo en un pueblo muy cercano al nuestro para que nos viniesen a buscar al colegio y nos diesen de comer, ya que ella llegaba por la tarde-noche de trabajar y no podíamos estar tanto tiempo sin comer.

Ellos, al mantener una gran amistad con mis abuelos, mis tíos y mis padres, aceptaron de buena gana a venirnos a recoger al colegio y darnos de comer, e incluso llevarnos algún día a la playa por la tarde para entretenernos.

Así que a partir de las dos ultimas semanas de curso estuvimos yendo con ellos a su casa a comer y luego a la playa.

Una de esas tardes resulto que yo traía muchos deberes del colegio, y les dije que fueran con mi hermana a la playa, que yo me quedaba a hacerlos y bajaba enseguida, así que la mujer bajo con mi hermana y el marido decidió quedarse para, según el, acompañarme luego a la playa, porque no le hacia gracia que fuese yo sola.

Yo me metí en una de las habitaciones de sus hijos (ya mayores y emancipados) a hacer los deberes que tenia y el se quedo en el comedor viendo la televisión.

Cuando ya estaba a punto de acabar, me faltaban un par de ejercicios, entró él y se puso detrás de mi silla. Yo no le di importancia, y continué haciendo los deberes.

Me sobresalté cuando noté que me había puesto sus manos en mis hombros, no me lo esperaba, pero no dije nada. Fue cuando empezó a bajarlas por la parte de delante cuando empecé a asustarme, no sabia que estaba haciendo ese hombre. Continuó bajando hasta llegar a mis pechos, y empezó a tocármelos. Estaba paralizada, no sabia que hacer. Bajó una de las manos y siguió tocandome mas abajo. Me quede en blanco y no sabia que hacer o como reaccionar, así que me quede quieta. Yo no entendía por que me estaba haciendo esas cosas, solo tenia 12 años, y era muy inocente. Cuando se canso, me dijo que no se lo dijera a mis padres, porque a el le podían meter en la cárcel, así que inocente de mi, ese día no abrí la boca, acabe los deberes y me fui a la playa como si nada hubiese pasado.

Los siguientes días, también tenia que ir a su casa a comer, hasta que acabara el curso, pero procuré por todos los medios no quedarme nunca a solas con él y no dejar a mi hermana pequeña a solas con el.

El verano llego, y por suerte no le vi mas ese año, a mi madre las cosas económicamente le empezaron a ir mejor, así que pudo dejar uno de los trabajos que tenia para poder hacerse cargo de poder venirnos a buscar y darnos de comer después de salir del cole, así que pasaron 3 años, y yo seguía con la boca cerrada.

En tercero de la ESO, un día en clase comentando un libro titulado “Diario de un joven maniático” en el que salen varios temas educativos relacionados con drogas, sexo, amigos y cambios en la pubertad, salio el tema de los abusos sexuales; explicaba que eran y que tenían que hacer las victimas al respecto.

Fue en ese preciso momento que me di cuenta de que lo que me habían hecho era realmente malo, de que tenia que contárselo a alguien, a mi madre. Me puse a llorar en medio de la clase, me dio un ataque de ansiedad recordando aquel día, sabiendo ahora que lo que paso no había sido culpa mía, sino culpa de un pedófilo hijo de puta . Cuando la profesora me saco de clase para que me calmara se lo solté. Fue como una bomba que había estado consumiendo mecha en mi interior hasta que al final había reventado. La profesora lo único que hizo fue calmarme y aconsejarme que se lo contara a mi madre cuanto antes ya que ella sabría que hacer con ese individuo.

Así lo hice. Cuando llegue a casa, aun con los ojos rojos de haber llorado, mi madre me preguntó que qué me pasaba, y la bomba exploto de nuevo. Se lo conté todo. Acabamos las dos llorando abrazadas la una a la otra, dándonos fuerza la una a la otra, yo sabiendo que lo que me habían hecho no era definitivamente culpa mía, y mi madre sintiéndose culpable por que no vio lo que me había pasado.

Decidimos no denunciar, había pasado mucho tiempo de eso, y no hubo penetración, ni ningún tipo de agresión, y aunque la hubiese habido no teníamos como demostrarlo. Pero mi madre fue a hablar con la mujer de ese hombre y le dijo que no quería volverlo a ver cerca de mi familia nunca mas.

Nunca mas volví a saber de este hombre hasta hace unos meses, cuando se presentó en el camping donde veranea toda mi familia, donde antaño veraneava el con su mujer y sus hijos, donde se conocieron las dos familias y se creó una amistad. El verano pasado al llegar a mi caravana, mi madre me miró preocupada, y al preguntarle qué pasaba, me contó que este hombre y su mujer habían tenido la poca vergüenza de presentarse en la parcela de mi tía a saludar a mi familia. Como es lógico, me dio otro ataque de ansiedad. Mi tía, que vino a avisarnos de que habían venido a vernos, me vió y pregunto que me pasaba. Mi madre se lo contó y ella fue a decirle al matrimonio que se largase. Cuando mi abuela la escucho, pidió explicaciones por su comportamiento, y mi tía contó en publico lo que me había hecho ese hombre.

Y así fue como se entero mi familia de lo que me había pasado. Ese fue el ultimo día que vi a ese hombre hasta la fecha.

 

Esto que me pasó me ha influido siempre a la hora de estar con un chico. Por si no fuera poco luchar contra mis complejos por mi físico, se me suma el recuerdo de lo que pasó aquel día cuando tenia 12 años.

Todas las veces que he estado con un chico intentando algo, el recuerdo me ha venido a la mente haciéndome temblar, haciendo que me cueste respirar.

También me ha afectado durante toda mi vida a la hora de dar confianza a alguien, a la hora de abrirme a las personas, sobretodo a los chicos.

Hace un año y algo conocí a un chico. Era simpático, amable, gracioso, despreocupado y me encantaba hablar con el.

Nuestra amistad fue creciendo con el tiempo, nos hicimos casi inseparables, nos pasábamos los días casi enteros juntos. A mi me estaba empezando a gustar bastante, me empecé a abrir a el, le conté muchísimas cosas sobre mi, cosa que nunca antes había hecho, incluso le conté lo que ese hombre me había hecho.

Un día, estando los dos viendo la tele, surgió algo y nos besamos, y como es normal, en el momento en que el intento algo mas, le paré. El me dijo que me tranquilizara, que no iba a hacer nada que yo no quisiera, y paró.

Con el tiempo esas escenas se fueron repitiendo, hasta el día en que me armé de valor y le dije que quería dar el paso. Los nervios seguían estando presentes, temblaba de arriba a bajo, pero él fue tierno, paciente y respetuoso. Fue mi primera vez, y fue mucho mejor de lo que me había imaginado nunca.

 

FIN.

 

Espero que os haya gustado. Me ha costado muchísimo explicarlo y volver a revivirlo todo otra vez, pero el peso que me he quitado de encima me compensa con creces.

 

Att; Locura Transitiva.

Huellas del pasado. 1- Amistad.

Desde siempre he sido una chica gorda. No voy a decir rellenita, porque eso me ofende mas que cualquier otra cosa, soy como soy y no tengo por que ocultarlo. El caso es que desde muy pequeña he tenido que aguantar insultos y burlas de mucha gente. Eso me causó muchos problemas de autoestima, que aun hoy en día, a mis casi 21 años, siento que aun no se han ido del todo. Estar escuchando las criticas de los niños de tu clase, la gente del patio, incluso de algunos profesores hacia que llegara cada día a casa llorando, harta del mundo. Deje de ponerme faldas y pantalones cortos, para ocultar mi cuerpo. Empecé a vestir de negro porque alguien dijo que afinaba la figura, e incluso llegue a plantearme si vomitar lo que comía de vez en cuando, no seria una buena forma de adelgazar.

Hasta que me di cuenta de que de esa manera no estaba viviendo mi vida, estaba fingiendo ser alguien que no era, y no me gustaba en lo que me estaba convirtiendo, un ser sombrío y solitario, sin emociones que mostrar al mundo. decidió enviar al cuerno los complejos, aprendí a dejar de lado los comentarios de la gente que no me convenía, empece a escuchar los consejos de los que de verdad estaban conmigo, los consejos de mi familia.

Fue un paso duro que tuve que dar, pero no me arrepiento. Esta claro que las heridas nunca se van del todo, siempre dejan cicatrices. Mis cicatrices son una gran inseguridad en mi misma que aparece en el momento menos adecuado, tampoco puedo confiar en nadie desde un principio, siempre pienso que acabaran haciéndome daño, como antes siempre me había pasado, a veces, pero solo a veces  sigo sintiendo que me comportó como aquella niña sombría y solitaria de antes, en ciertos momentos y con cierta gente…

No me arrepiento de haber dado el paso. Empece a ponerme ropa de colores mas vivos, empece a llevar faldas (con leggins, si, pero eso ya era demasiado pedir) y pantalones piratas, aprendí a maquillarme para ocultar defectos en mi cara y resaltar mis ojos, una de las pocas partes de mi cuerpo que me gustan. Empece a verme mas o menos guapa.Empece a ser como realmente creo que soy, una chica vivaracha, con un gran sentido del humor, me encanta reírme y hacer reír a mi gente. Tengo un gran sentido de la amistad, ya que siempre he estado sola, he aprendido a valorar lo que tengo. Soy cariñosa, con carácter afable, me enfado muy pocas veces, y cuando lo hago, se me pasa rápido. Poco a poco fui viendo el cambio que se estaba produciendo en mi vida. Por fin parecía que las cosas me estaban empezando a salir bien en lo que a amistad se refería!

Y aun ahora me alegro de poder decir que cuento con un gran grupo de gente a mi alrededor que me quiere y me apoya en todo, me aconseja, y me sube la moral cuando mas lo necesito.

 

FIN

 

próximo capitulo: Huellas del pasado. 2- Sexualidad y amor.

mención especial: http://abismosliterarios.wordpress.com/  el blog de un amigo que me ha ayudado muchísimo, y que escribe muy bien, lo recomiendo fervientemente! (Ha abierto un nuevo blog recientemente, dejo el link también: http://randmrandm.wordpress.com/ )

 

Gracias y hasta la próxima!

 

Locura transitiva.

Para poner en situación.

Bueno, a ver como empiezo.

Hacer un blog ha sido algo que siempre he querido hacer, pero por tiempo, o por vagancia nunca me había acabado de decidir. Pues ya esta hecho. La cuestión es que no se si lo seguiré cada día, o quedara abandonado, como muchos otros proyectos que he empezado y no he acabado…

Como ya he dicho en otra entrada, la finalidad de este blog no es ni tener lectores, ni muchos comentarios, ni muchos seguidores, me lo voy a tomar como una especie de diario autobiográfico, e intentaré explicar mas o menos lo que me ha pasado en la vida, mis experiencias personales.

Claro, que aunque la finalidad no sea conseguir muchos comentarios, sí que se pueden dejar opiniones, consejos y anécdotas sobre lo que escribo!

En fin, espero que a quien se lea esto, le guste el blog, o que me de consejos sobre como podría quedar mejor, ya que como he dicho, es la primera vez que hago uno.

Locura Transitiva.

Hola!

Es la primera vez que escribo un blog, y la verdad es que aun no se muy bien como funciona esto. Mi intención no es conseguir muchos lectores, ni muchos seguidores. La finalidad de este blog no es mas ni menos que desahogarme, poder contar a alguien mis experiencias, lo que me preocupa, y lo que me hace feliz, y si con esto, puedo ayudar a que otras personas no cometan los mismos errores que yo, me doy por satisfecha.

Que vaya bien!